El agua caliente puede hacer milagros para tu salud

Convierte tu baño en un arma poderosa contra los dolores, la rigidez y la fatiga, tan sólo tienes que dedicar 30 minutos antes de dormir.

Los baños de agua caliente son de gran ayuda en caso de:

 

Pies fríos

Resfriados

Gripe

Tos

Calambres

Congestión en el pecho

Dolor de cabeza

Dolor en cualquier parte del cuerpo, desde dolor de muelas hasta dolor de espalda

Fibromialgia

Artitris

Rigidez

Fatiga

Insomnio

Depresión

Ansiedad

Enfado

Tensión

Pensamiento excesivo, etc...

 

Los beneficios de estos baños son inmediatos:

Elevan la temperatura corporal

Aumentan el flujo sanguineo

Expulsan el frío interior

Alivian la congestión en los órganos internos y el cerebro

Disminuyen la tensión física y mental

Relajan los músculos

Bajan la sangre del área superior del cuerpo, por tanto relajan la mente e inducen un sueño profundo y reparador

Mejoran el rendimiento de todo el organismo a nivel físico y psíquico

¿Vas a hacerlo?

Necesitas:

Un cubo suficientemente alto donde puedas poner las piernas hasta las pantorrillas

Una palangana

Un termómetro de agua

Agua caliente

 

 

Procedimiento:

Toma un vaso de agua a temperatura ambiente o tibia.

Sumerge las piernas en un cubo de agua a temperatura de 38º C para cubrir 3/4 de las pantorrillas durante 5 minutos.

Cada 5 minutos añade más agua caliente para subir la temperatura 1 grado más hasta llegar a 43º C.

Seca los pies y sumerge en una palangana con agua fría entre 3 y 5 minutos.

Toma otro vaso de agua.

Seca nuevamente y acuéstate, eleva las piernas y haz movimientos con los pies para bajar la sangre.

Es posible que sudes, quita la ropa húmeda en caso de que sea así y abrígate.

 

Contraindicaciones:

En caso de padecer diabetes, arteriosclerosis o enfermedad vascular grave, consulte primero con su médico de cabecera.

Escribir comentario

Comentarios: 0